Cómo hacer caramelo salado. Toffee casero

Cómo hacer caramelo salado casero o toffee.

Vuelvo con una receta que faltaba en el blog y que en casa nos encanta, hasta el punto de que si vienes, siempre encontrarás un bote con salsa de caramelo salado en la nevera. La base de nuestra famosa tarta de caramelo o nuestra cheesecake de toffee.

En este caso os enseñamos a preparar un acompañamiento de origen francés ideal para cualquier postre. Una salsa famosa en Bretaña francesa, el caramel au beurre salé o salsa de caramelo con un toque salado.

En algunos sitios también es conocido por toffee, toffe nata o los natas como le llamaba mi madre, un caramelo con un toque salado que compraba al peso en una tienda del barrio. Ahora los encontraréis en el mercado con marcas comerciales como Solano® o Wether’s Original®.

Una salsa perfecta para rellenar magdalenas o madeleines, macarons, bizcochos, gofres o crêpes y también para acompañar a helados o galletas. Se fusiona genial aportando un toque delicioso en flanes, pudins, tartas de queso, brownies, tortitas,… multitud de postres.

Es sencilla, se prepara enseguida, aguanta mucho tiempo… así que es perfecta para hacer en cantidad y tener en casa para cuando la necesites. Además no es fácil encontrar una de calidad en mercados o supermercados. ¿Os he convencido, verdad? Pues al lío, a continuación tenéis como la hacemos en casa.

Preparación de la base de la salsa de caramelo salada

  1. Ponemos un cazo o cazuela con el azúcar y una cucharada de agua a calentar a temperatura media baja. Así será más fácil de controlar el principio del caramelo.
  2. No hace falta que lo toques al principio, deja que se empiecen a formar burbujitas. Vais a ver como poco a poco el azúcar va tornando a un color marrón y la textura se vuelve líquida. Dejamos que se vuelva de un color miel tirando a oscuro y retiramos del fuego. No hay prisa, el caramelo necesita tiempo.
  3. Una vez fuera del fuego incorporamos rápidamente la mantequilla que previamente hemos cortado en daditos. Seguimos sin tocar el caramelo para nada, sólo movemos el cazo desde su asa, en movimientos circulares para que se funda y vaya mezclando.
  4. La mantequilla es mejor que esté a temperatura ambiente o punto pomada, para que no contraste con la temperatura del caramelo, que al ser elevada si le metemos algo muy frío cristaliza.

La nata. Preparación del toffee y presentación final

  1. Calentamos la nata, yo lo hago en el microondas durante 2 minutos, debe estar muy caliente. Vertemos sobre el caramelo con la mantequilla que hemos vuelto a poner al fuego, al mínimo. Añadimos el toque de sal, a mi me gusta un punto, pero va al gusto de cada casa, si quieres un poco más… lo dejo a vuestra elección.
  2. Vais a ver que justo cuando toca la nata con el caramelo y mantequilla empieza a hervir, es normal. Ahora es cuando podemos remover todo para mezclar todo, os recomiendo una espátula de cocina.
  3. Subimos de nuevo la temperatura al medio y dejamos que se integre todo durante 2 minutos sin dejar de remover. Veréis que va a espesar muy rápido, aquí si no lo controláis muy bien, sólo tenéis que retirar del fuego y seguir removiendo.
  4. Si os queda muy líquida, más temperatura, si va pillando mucho cuerpo, menos temperatura… hasta conseguir la textura deseada, de rechupete.

Ya tenéis vuestro caramelo salado, sólo una advertencia… es adictivo. Cuidado y no os lo toméis a cucharadas como el dulce de leche que os conozco.

Consejos para una salsa de caramelo salado de rechupete

  • La calidad de los ingredientes es fundamental para que os salga bien. Si vais a emplear una mala mantequilla, mejor que no la hagáis. Es la base de la receta.
  • Al igual que a la hora de hacer caramelo líquido, es muy fácil de preparar pero debéis tener cuidado, no hacer nunca con niños. No se os ocurra tocar el caramelo caliente (aunque penséis que ya ha enfriado) con el dedo (para probar) y evitar salpicaduras cuando añadáis la nata o crema de leche. Si hiciese falta poneros una manopla de cocina y estaréis protegidos.
  • En una media hora lo tendréis listo para meter en un bote de cristal o botella resistente al calor, yo lo suelo guardar en la nevera y cuando lo necesito lo dejo a temperatura ambiente para que sea más fácil de manipular. Lo podemos conservar en un recipiente bien tapado y dentro de la nevera hasta 2 meses gracias al azúcar… si lo lográis, pues es una tentación continua.

Un poco de historia sobre esta salsa

  • En 1343, el rey Felipe VI creó el “impuesto a la sal” en Francia, convirtiéndolo en un artículo de lujo. La mantequilla salada ampliamente consumida en los hogares franceses ha sido reemplazada por mantequilla sin sal.
  • Sin embargo, en los reinos vecinos, que hasta ese momento no formaban parte de Francia, como Bretaña, por ejemplo, esta ley no se aplicó, por lo que la mantequilla allí permaneció salada convirtiéndose en uno de los símbolos de esa región.
  • Sin embargo, incluso hoy en día en todas las demás regiones del país, debido al impuesto en ese momento, la costumbre de comer mantequilla sin sal se mantuvo.
  • El chocolatero Henri Le Roux, ya en el siglo XX, tuvo la ingeniosa idea de convertir la mantequilla en dulces de caramelo. Una verdadera innovación, en aquel entonces, en el mundo de la pastelería. Fue solo en 1977 que un chocolatero de la ciudad de Quiberon, en la costa oeste de Bretaña, decidió intentar colocar un gran trozo de mantequilla con sal. en caramelo, cambiando completamente su sabor y creando así el favorito más dulce de los franceses, el caramel au Beurre Salé.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello.