Gazpacho de aguacate

Gazpacho de aguacate

Si eres tan aficionado al gazpacho como nosotros, este gazpacho de aguacate te va a enamorar, porque combina todas las virtudes y sabores de esta sopa fría, saludable y muy veraniega, que nos refrescará en los días de más calor.

Las propiedades del aguacate son ya conocidas por todos: ayuda a disminuir el colesterol malo y aumentar el bueno; mejora la salud de la piel y el pelo gracias a su alto contenido de vitamina E, y también es muy bueno para las personas con presión arterial alta, gracias a su aporte de magnesio y potasio. Además tiene gran cantidad de luteína, beneficiosa para nuestra vista. Además, aunque tiene un aporte moderado de ácido fólico, pero si a ello le sumamos que es rica en grasas saludables y Omega 3, se convierte en un imprescindible durante la alimentación en el embarazo.

Y si os estáis preguntando «¿el aguacate engorda…?», os hemos de decir que, aunque aporta unas 160 calorías cada 100g, hay estudios que afirman que consumir medio aguacate al día ayuda a comer menos, ya que reduce en un 40% el deseo de picar algo durante las tres horas siguientes. Según los expertos, este alimento no produce ni una bajada ni un aumento rápido de la glucosa en la sangre, que es lo que activa el deseo de comer.

Con todos esos beneficios claros, tan solo nos queda disfrutar de este gazpacho con aguacate ¡vamos con la receta!

Receta de gazpacho de aguacate

Ingredientes

  • 2 aguacates
  • 1 manzana verde tipo Granny Smith
  • ¼ de ramita de apio
  • 2 cdas. de aceite de oliva virgen extra
  • zumo de 1 lima
  • 500 ml de agua
  • sal
  • cilantro (opcional)

Cómo hacer gazpacho de aguacate

receta gazpacho de aguacate

  • Partimos los aguacates por la mitad longitudinalmente. Para sacar el hueso puedes ayudarte con un cuchillo grande, insertando el filo con un golpe seco en el hueso de aguacate y luego girándolo, verás que se desprende con facilidad. Finalmente saca la pulpa con una cuchara grande. Echa un poco de lima o limón por encima para que no se oscurezcan.
  • Añadimos el resto de los ingredientes en un bol junto al aguacate troceado, pelamos la manzana, añadimos el apio, el zumo de una lima, 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, sal al gusto y cilantro fresco. Éste último suele ser un ingrediente de los que, o se ama o se odia, por lo que dependiendo de tus gustos puedes incorporarlo o no. A mi personalmente me encanta, por lo que siempre que puedo lo añado en las recetas que lo recomiendan.
  • Trituramos todos los ingredientes en la batidora hasta que nos quede una crema de la consistencia deseada. Si veis que os queda muy espesa podéis añadir un poco más de agua.

Guarnición del gazpacho

Una de las cosas que puede marcar la diferencia en los gazpachos es la guarnición o «tropezones» con el que los acompañes. Y aquí las posibilidades son múltiples dependiendo de la receta de gazpacho que hagas. Estas son algunas de las opciones que te recomendamos:

  • Guarnición de picadillo de tomate y pepino: Aunque en el gazpacho andaluz se suele incorporar a la guarnición también cebolla y pimiento picado, en este caso nosotros nos hemos decantado por utilizar sólo tomate y pepino para no matar el sabor del aguacate, que es muy delicado. El tomate y el pepino finamente picados en cambio le aportan un toque de «crunch» delicioso y muy fresquito.
  • Salmón ahumado: Otra guarnición deliciosa para este gazpacho de aguacate es el salmón ahumado. Seguro que has probado alguna vez la ensalada de aguacate y salmón, ¡una combinación ganadora!
  • Guarnición de frutos secos: Otra opción que os puede funcionar es la de los frutos secos. Podéis picar unos pistachos, que además combinan perfectamente con ese precioso color del gazpacho de aguacate y espolvorearlos por encima en el momento de servir.
  • Pico de gallo: Seguro que has notado que nuestra versión de gazpacho de aguacate tenía un cierto aire a guacamole, con la incorporación de la lima y el cilantro, por eso una guarnición de pico de gallo con tomate, cebolla, pimiento verde y rojo picados y cilantro le va a ir de perlas consiguiendo un gazpacho original que todo el mundo recordará.
  • Huevo duro y taquitos de jamón serrano: También podemos poner una guarnición que, aunque es más típica del salmorejo, también le irá bien en este caso, picando un huevo duro junto a unos taquitos de jamón serrano.

gazpacho de aguacate con manzana

5 recetas de gazpacho con aguacate

Como en casi cualquier receta conocida, esta sopa fría de aguacate tiene muchas versiones, por lo que te vamos a contar algunas de ellas por si quieres probarlas:

Gazpacho de aguacate y manzana verde

Es nuestra receta original. Con el aguacate como ingrediente principal, la manzana verde le aporta un punto de acidez, frescor y color que le va de miedo a este gazpacho. Además lleva lima en lugar de vinagre, para aportarle ese punto de acidez que necesita cualquier gazpacho.

Gazpacho de aguacate y pepino

Esta es la misma versión que la receta original, solo que en este caso se sustituye la manzana verde por el pepino, y el apio por la cebolla. En este caso al llevar más pepino el sabor de éste dominará más que en la receta anterior.

Ingredientes: 3 aguacates; 3 pepinos; ¼ de cebolla; 1 manojo de cilantro fresco; Zumo de 1 limón; agua fría; sal; aceite de oliva virgen extra

Preparación: Pela los aguacates y los pepinos, e incorpora a un bol junto a la cebolla, el cilantro, el zumo de limón, sal y aceite de oliva virgen extra, y tritura. Incorpora poco a poco el agua fría hasta que quede con la consistencia que buscas. Guarda en la nevera hasta el momento de servir.

Gazpacho de tomate con aguacate

Esta versión se diferencia poco del gazpacho andaluz, aunque al incorporar el aguacate lo suavizará y hará más cremoso que la receta original.

Ingredientes: 1 kg de tomates pera;  1 aguacate; un cuarto de cebolleta; 1 pepino; el zumo de 1 limón; 2 cucharadas de vinagre de manzana; 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra; sal

Preparación: Pelamos los tomates y quitamos las semillas. Lavamos y troceamos todas las hortalizas, poniéndolas en un bol grande. Añadimos sal, vinagre y un chorrito de aceite de oliva. Incorporamos la pulpa del aguacate con el zumo de limón y trituramos todo bien hasta que nos quede una crema fina. Vamos echando el aceite en hilo mientras batimos para emulsionar. Añadimos el agua que sea necesaria hasta que quede con la textura que más nos guste. Podemos pasar por un colador o por el chino si la queremos más fina. Corregimos de sal, aceite y vinagre y una vez tenga el sabor que buscamos guardamos en la nevera hasta el momento de servir, que incorporamos la guarnición o la ponemos aparte para que cada comensal se sirva a su gusto.

Gazpacho con aguacate y calabacín

Otra opción es incorporar calabacines a modo de sopa fría, veréis que también resulta un sabor delicioso.

Ingredientes: 2 aguacates; 3 calabacines; 1 pepino pequeño; ½ pimiento verde italiano; 1 y 1/2 dl de aceite de oliva virgen extra; un trocito de miga de pan; sal; pimienta

Preparación: Pelamos los aguacates, quitamos el hueso y rociamos con un poco de zumo de limón para que no se oscurezcan. Incorporamos en un bol junto a los calabacines lavados, el pimiento sin semillas y el pepino pelado. Trituramos bien hasta que quede una crema homogénea. Salpimentamos y enfriamos en la nevera.

Gazpacho verde de aguacate y espinacas

Si queréis daros un buen chute de vitaminas, esta opción es ligera y muy saludable, al estilo de los batidos verdes detox ¡pruébala y verás cómo te gusta!

Ingredientes: 1 aguacate; 1 manojo de espinacas frescas; 1 tomate verde; 1 pepino; 1 pimiento verde italiano; 1 diente de ajo; ¼ de cebolla tierna; ; 1 trozo de miga de pan; 5 hojas de albahaca; 3 cucharadas de vinagre de manzana; Aceite de oliva virgen extra; Sal; Agua

Preparación: Escaldamos las espinacas en agua hirviendo durante 30 segundos e inmediatamente pasamos a un bol con agua helada para cortar la cocción y que no pierdan su color intenso. Escurrimos y reservamos. Ponemos el pan a remojo con el vinagre y un poco de agua. Añadimos en el vaso de la batidora el aguacate, las espinacas escurridas, el pepino pelado, el pimiento al que habremos quitado las semillas, el tomate, el diente de ajo (sin el germen central para que no repita), la cebolla, y la albahaca. Añadimos el pan escurrido y un chorreón de aceite de oliva virgen extra y sal. Trituramos todo hasta que quede una crema fina (podemos pasar por un colador para quitar posibles pielecillas). Corregimos de sal, aceite o vinagre hasta que quede a nuestro gusto. Guardamos en la nevera para servir bien fresquito. A la hora de servir añadimos la guarnición o la dejamos aparte para que cada comensal se sirva a su gusto.

 

recetasparacocinar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *