Receta de pestiños caseros de miel

Cómo hacer pestiños con miel o azúcar .

Sigo explorando el repertorio gastronómico de nuestro país descubriendo increíbles recetas de postres que han estado en nuestras cocinas durante cientos de años. Este es el caso de los pestiños .

Existe una gran controversia sobre si preparan más el día de Todos los Santos Navidad o el Pascua (junto con leche frita y torrijas de leche ), pero por supuesto no vamos a estar solos con estas dos fechas y lo recomiendo para todos los años.

Como suele suceder con todas las recetas tradicionales, hay muchas maneras de preparar los pestiños . En algunos lugares se bañan con un jarabe de miel, se envalentonan, en otros rocían azúcar recién sacado de la sartén, en algunos se doblan en forma de arco, mientras que en otros simplemente se preparan en forma rectangular.

Hay quien los condimenta con matalahúva y limón, o quien agrega naranja y canela. Verá, una multitud de opciones para el mismo postre que, en cualquier caso, es delicioso.

 

Preparación de la masa de pestiños

  1. En una sartén, calentar todo el aceite (girasol o aceite de oliva suave).
  2. Cuando hace mucho calor, agregue la piel de limón y semillas de matalahúva.
  3. Déjalos cocinar por 2-3 minutos y retira del fuego. Permitimos calentar.
  4. En un tazón agregamos la harina, el vino y 75 ml. del aceite que hemos aromatizado con el limón y las semillas y también agregamos las semillas de matalahúva fritas.
  5. Lo quitamos con una cuchara de madera y lo echamos sobre la encimera de la cocina.
  6. Trabajamos la masa hasta que tengamos una bola compacta que no se pegue a nuestras manos.
  7. Deje reposar la masa cubierta con un paño durante 30 minutos.

Forma de los pestiños

  1. Con un rodillo estiramos bien la masa para hacerla lo más fina posible y cortamos porciones de aproximadamente 5 × 5 cm.
  2. En principio, no es necesario engrasar la superficie de trabajo ya que la masa no se pega, pero si lo prefiere, puede esparcir unas gotas de aceite sobre el mostrador antes de estirarla.
  3. Es importante untarlos muy finamente, porque al freír la masa engorda un poco y queda como hojaldre.
  4. Doblamos las esquinas opuestas de cada porción sobre sí mismas pegándolas con una gota de agua y presionamos para evitar que se despeguen al freírlas.

Freír los pestiños

  1. Calentamos la sartén a fuego medio con el aceite que hemos aromatizado.
  2. La única dificultad de este dulce es la temperatura del aceite, ya que si la masa no está lo suficientemente caliente, permanece cruda, nada crujiente.
  3. Sin embargo, si el aceite está muy caliente, se dorará muy rápido y quedará crudo por dentro.
  4. El primer lote nos servirá para probar y los siguientes saldrán deliciosos. [19659011] Arrojamos a la sartén poco a poco. Cuando están dorados, retiramos los pestiños a un papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Miel o azúcar. Decoración

  1. Para cubrirlos tenemos dos opciones:
    • Llenamos un tazón ancho con azúcar y canela en polvo (aproximadamente dos cucharaditas de canela en polvo por cada 100 g de azúcar) y mezclamos bien con un tenedor. Cuando aún están calientes pueden recubrirse con esta mezcla. Es bueno tener un asistente en este punto, porque todo es más complicado al mismo tiempo.
    • También puedes bañarte en miel. Para esto, preparamos el enmelado calentando la miel con aproximadamente 1/4 de su volumen de agua. Cuando hace calor y está bien integrado, sumergemos los pestiños y los retiramos a una rejilla. Dejamos que el exceso de miel se drene y seque.

Les puedo asegurar que este dulce andaluz es una verdadera delicia. Y si tiene hijos en casa, puede pasar una fantástica tarde de fin de semana cocinando con ellos. ¡No te arrepentirás!

Puedes ver todas las fotos paso a paso de la receta para pestiños en este álbum. No te pierdas ningún detalle para que te salgan deliciosos.

 Galería de recetas

Un poco de historia

  • Este postre es típico del sur de España: Andalucía, Murcia y Extremadura.
  • Se supone que es de origen árabe, aunque la primera referencia escrita no aparece hasta 1528, como parte del repertorio culinario de la protagonista de La Lozana andaluza.
  • De hecho, existe una gran similitud entre y  chabakias marroquíes, masa frita con sabor a anís y azafrán, bañadas en miel, que generalmente están preparadas para romper el ayuno obligatorio en Ramadán.
  • El mejor de estos dulces radica en la preparación. En Cuaresma, Carnaval y en Todos los Santos; De día, las calles de Andalucía huelen a matalauva y azahar, esa masa frita en la que todos colaboran.
  • Normalmente, el pueblo se reúne alrededor de una cuenca donde se prepara la masa, formando una cadena de personas para luego freírlas y terminarlas. No es solo el resultado, es todo el proceso y lo que lo acompaña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello.