Cordobés salmorejo

Receta para el salmorejo cordobés .

Te presento una de mis recetas favoritas de tapas, aperitivos y pinchos durante todo el año, especialmente para refrescarnos en el calor del verano, el salmorejo .

Les puedo asegurar que es una receta reciente en mi cocina porque en Galicia no estamos muy acostumbrados a las cremas frías tipo gazpacho o salmorejo.

Enorme error y sinsentido soberano, lo que me faltaba. Es cierto que no es un plato que entra en primer lugar, pero una vez que se adapta el paladar ... mmm, imagínelo con un poco de jamón picado y crujiente del micro y empiezo a salivar.

El salmorejo tiene la consistencia final de un puré o una salsa espesa y generalmente se acompaña con otros ingredientes al gusto, aunque mantengo un poco de huevo duro y un buen jamón ibérico.

Lo más importante es utilizar un excelente aceite de oliva virgen extra y que los tomates lo acompañen.

Es una receta poderosa, económica y muy nutritiva que puede usarse como primer plato o como un plato único dependiendo del acompañamiento.

He probado salmorejos de todo tipo, pero sigo con la receta que presento hoy, ya que me parece la más tradicional: un salmorejo cordobés sin vinagre (aparentemente así es como debería ser).

 

Preparación de Salmorejo

Salmorejo es una crema que generalmente se sirve como primer plato. Su preparación es muy sencilla e incluye una miga de pan triturado o triturado, si es telera (pan típico de masa dura en Andalucía), ajo, aceite de oliva virgen extra, sal y tomates.

  1. Limpiamos bien los tomates y los cortamos en cuartos, los agregamos a un tazón grande y trituramos con la batidora hasta obtener una salsa líquida.
  2. Pasamos esta salsa a través de un colador para eliminar posibles trozos de piel y pequeñas pepitas que se han dejado batir. [19659013] Cortamos el pan en trozos pequeños y los agregamos a la crema de tomate de arriba. Déjelos descansar por unos 10 minutos.
  3. Por lo tanto, ayudamos a que el pan se ablande si es muy duro y será mucho más fácil batirlo.

Preparación final y presentación del salmorejo

  1. Pelamos el ajo y, como vamos a usar crudo, retiramos el centro para que no se repita. Lo agregamos al tomate con el pan.
  2. Agregamos el aceite de oliva virgen extra y la sal.
  3. Lo pasamos todo por el mezclador hasta que esté lo más fino posible. Probamos si está bien de sal y si no rectificamos con un poco más.
  4. Solo tenemos que poner el tazón en la nevera y dejar que se enfríe. En un par de horas lo tendrás muy fresco y perfecto para probar el mejor salmorejo cordobés.
  5. Al momento de la presentación, es mejor ponerlo en un plato hondo o tazón.
  6. Espolvorea unas virutas de jamón serrano o ibérico con un punto (10 segundos) de microondas. De esa manera obtendrás un toque crujiente.
  7. Además, el huevo cocido y unas gotas de aove encajan perfectamente.
  8. Pero no tiene que estar allí, el consejo regulador de salmorejo también recomienda: pepino, pimiento, cebolla, zanahoria, remolacha o durazno. Te dejo esto a tu gusto, buen provecho.

Te animo a que visites más recetas en el blog y las prepares para una cena ligera, una fiesta o por si acaso.

Una forma deliciosa de compartir comida con amigos y las personas que amas.

Puedes seguir paso a paso esta receta de salmorejo en el próximo álbum, así que te aseguro que entre el video, la receta y estas fotos, saldrá perfecto.

 

Consejos para hacer un gran salmorejo

  • Los tomates deben estar maduros, lo notarás al tacto y por su color. También es importante que sean de calidad para que su salmorejo marque la diferencia con el de los demás.
  • En mi caso no tengo Thermomix, dicen que obtienes un salmorejo muy fino. Utilizo una batidora y le aseguro que está perfectamente bien, tal vez no haya una crema súper fina, pero también me gusta ver de qué está hecha y si veo un pequeño milímetro de piel de tomate no me importa. En Córdoba hace 100 años, no tenían una Thermomix y era increíble, seguro.
  • El origen de Salmorejo es difícil de establecer, aunque seguramente es un plato de origen popular, muy humilde y la base de muchos de los olivareros & # 39; comidas, campesinos y pastores. Posiblemente surge como explotación de trozos de pan duro, machacados con agua, sal y ajo.
  • En algún momento, se incorporó el aceite y se usó para soportar restos de comida de otros días, nada que ver para aquellos que actualmente agregamos porque el jamón no solía ser para este plato.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello.